Paisajes Geométricos

Las piezas que integran esta serie fueron creadas a partir de la idea de desarrollar enunciados que, al menos en apariencia, expresaran contradicción. Construidos a partir de dos formas de representación divergentes: el paisaje y la geometría, estos cuadros aprehenden el lenguaje gráfico arquitectónico que a partir de la sobreposición de planos y la construcción perspectiva determina una serie de topografías que mediante el uso del color como elemento de contraste lumínico se convierten en espacio pictórico. La geometría se constituye entonces como un medio, no de representación, sino de aproximación al paisaje.
Si bien hay reminiscencias de lo que puede ser un paisaje o una arquitectura, la representación se contrapone a la materialidad del mundo como la revela la perspectiva renacentista. Las líneas convergentes y divergentes definen estructuras que se mueven hacia diferentes puntos de fuga dispuestos por encima y debajo de dos o más horizontes, en los que el espacio fluye en diferentes direcciones, se extiende y se vuelve sobre sí mismo.
Es en el territorio de lo abstracto, entre líneas y planos, donde se conjuga lo aparentemente contrapuesto: la geometría determina una serie de artificios "tectónicos" con los que se hace posible la construcción de estos Paisajes Geométricos.
 Nocturno en oro y cobre I
Óleo/tela
140x150 (díptico)
2011

 Panorámicas
Óleo/hoja de oro/madera
60 X 40 cm (cada panel)
2012



Nocturno en oro y cobre II
Óleo/madera
70 X 60 cm (tríptico enmarcado)
20 X 50 cm (cada panel)
2012 

Propiedades II
Óleo/Madera
70 X 60 cm (tríptico enmarcado)
20 X 50 cm (cada panel)
2012


El puente de piedra
Óleo/hoja de oro/tela
120 X 120 cm
2012
  

Tierras en trance
Óleo/hoja de cobre/tela
120 X 120 cm
2012



Convergencia de causas (en territorio desértico)
Óleo/hoja de oro/tela
120 X 120 cm
2012


 Convergencia de causas (en territorio glacial)
Óleo/tela
120 X 120 cm
2012


 El concierto subacuático
Óleo/tela
120 X 80 cm (cada panel)
2012



Sin título
Óleo/tela
120 X 120 cm
2011